• gabriela

En el Día de la Tierra, un regalo 3R


Hace una semana celebrábamos el Día de la Tierra, coincidentemente en un momento en el cual las personas estamos siendo aisladas a causa del COVID - 19 y a consecuencia de nuestro infinito desastre como habitantes de un medioambiente que nos brinda generosamente sus recursos para que los dilapidemos con absoluta irresponsabilidad.


En esta oportunidad, Naciones Unidas difunde un mensaje que aquí comparto:


La Madre Tierra claramente nos pide que actuemos. La naturaleza sufre. Los incendios en Australia, los mayores registros de calor terrestre y la peor invasión de langostas en Kenia... Ahora nos enfrentamos a COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema.

El cambio climático, los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas).

De acuerdo con PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.

El impacto visible y positivo del virus, ya sea a través de la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, no es más que temporal, ya que se debe a la trágica desaceleración económica y la angustia humana.

Recordemos más que nunca en este Día Internacional de la Madre Tierra que necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta. Promovamos la armonía con la naturaleza y la Tierra.


Ese día, a modo de aporte y regalo, planté una suculenta en un recipiente reciclado. Les cuento para darles idea de como minimizar desperdicios y reciclar otros.


Hace algún tiempo que ya no compro té en saquitos; por la sencilla razón del desperdicio del sobre de papel, del saquito, hilo y etiqueta. Si bien, existen algunas alternativas para utilizar un sobre de té ya usado (calma los ojos, por ejemplo), es mucho más eficiente comprar té en hebras en lata o frasco de vidrio.


En mi caso, compro tés en Sinfonía que vienen en hebras, en unas latas hermosas. Allí mismo se puede comprar un infusor para colocar en una tetera o en una taza, según la cantidad que se vaya a beber. Son tés especialmente seleccionados, con mezclas deliciosas (blends) y muy eficientes, ya que conservan el sabor en varias tazas.


Así pues, que cada vez que tomamos té no existe desperdicio más que de las hebras que bien pueden incorporarse a un compost o ser desechadas en la tierra como un componente orgánico.


La lata, una vez vacía, se puede convertir en una hermosa maceta o germinador. El material es muy fácil de perforar, con lo cual, permite permear el agua del riego.

Allí, el Día de la Tierra, junto a gajos de suculentas que tenía en casa, di vida a una nueva y creciente planta. Un regalo 3R para recordar que soy parte de un todo que nos ruega amor, cuidado y responsabilidad.


Tés: www.sinfonia.com.uy

#ecologìa #economíacircular #dìadelatierra


Contacto